Cómo adaptarse a un nuevo entorno

Llegar a una nueva ciudad o país para una estancia larga, por ejemplo, las que se hacen durante un viaje de estudios, es una experiencia muy emocionante, pero también puede intimidar o desconcertar a quien la vive.

Si el objeto de estudio es un nuevo idioma, que se quiere aprender y practicar en el lugar donde se habla, el reto es aún mayor, pues implica que sólo se tienen conocimientos elementales (a veces ni siquiera eso) y que mientras estos se refuerzan e incrementan, la comunicación será complicada.

Por eso nunca está de más contar con las recomendaciones de quienes ya pasaron por algo semejante, pues aunque cada situación es única, no faltará algo que se pueda aplicar a la propia experiencia.

Estas son algunas ideas que pueden ayudarte:

Haz un poco de investigación previa

Seguramente ya tienes algo avanzado en esta parte, pues al planear un viaje de estudios hay que buscar los programas e instituciones que pueden ayudarnos a cumplir nuestros objetivos. Sin embargo, a veces dejamos de lado las cuestiones más cotidianas, como el estilo de vida del lugar, las opciones de vivienda y transporte, los sitios de interés o lo que hace la gente para divertirse.

Tener algo de información acerca de todo esto te ayudará a formarte expectativas realistas.

vivir-extranjero2

Empieza a comunicarte

Las guías y sitios web oficiales de una ciudad o país son fuentes de información confiables para diversos aspectos, como los trámites, las divisas que se manejan o los servicios públicos. Sin embargo, el punto de vista de los ciudadanos también es muy relevante y te permite saber lo que los medios oficiales no revelan.

Únete a foros o páginas en redes sociales, relacionados con los temas que te interesen. Así podrás tener información directa de los habitantes o de otros viajeros, e incluso empezarás a tener contactos antes de tu llegada.

Estudia los medios y rutas de transporte

Una de las experiencias más frustrantes y hasta temibles que se pueden tener en un lugar extranjero es perderse. Si tratamos de ver el lado positivo, el extraviarse puede ser una oportunidad para descubrir lugares únicos y especiales que no aparecen en las guías de viajes. Pero hay que admitir que también puede hacerte correr riesgos innecesarios, así como perder tiempo y dinero, tratando de encontrar la ruta.

Cuando tu intención es vivir por un tiempo en otro lugar para trabajar o estudiar, es de gran ayuda que te familiarices lo más pronto posible con el sistema de transporte. Infórmate de los medios que tienes disponibles; ubica los lugares que visitarás con más frecuencia (tu casa, la escuela, el supermercado, las farmacias) y considera las opciones que tienes para trasladarte.

Aunque esto no evitará que tengas uno que otro contratiempo cuando estés ahí, o que debas preguntar varias veces, antes de familiarizarte por completo. Pero sí te moverás con más seguridad. También te permitirá tener más opciones para trasladarte; en algunos países el transporte público es muy caro y a largo plazo, puede ser más económico moverse en bicicleta o adquirir un vehículo con un contrato de leasing.

Por qué estudiar español en México

Son muchos los países que puedes elegir para estudiar y practicar la lengua española con sus hablantes nativos y sin duda la patria de Cervantes es una de las principales opciones.

No obstante, dependiendo de la región del mundo en la que te encuentres y del valor que quieras agregar a tu experiencia, tienes ante ti una interesante variedad de destinos. Uno de ellos es México y a continuación te presentamos algunas de las razones por las que estudiar español en ese país puede ser una gran experiencia.

estudiantes

  1. Riqueza natural y cultural

Si además de estudiar quieres vivir la experiencia de conocer increíbles paisajes, admirar la belleza natural de distintos ecosistemas y descubrir tradiciones milenarias, México es una excelente opción. La Ciudad de México, capital del país, es una de las metrópolis con más museos y galerías en el mundo; entre dichos recintos están el Museo Nacional de Antropología e Historia y el Museo del Templo mayor, que resguardan importantes vestigios de las culturas precolombinas que se desarrollaron en el actual territorio mexicano.

Por otra parte, México es uno de los países con mayor biodiversidad en el continente americano y también a nivel mundial, por lo que no decepcionará a ningún amante de la naturaleza y el turismo de aventura.

  1. Ambiente cosmopolita

Para quien no comprende una sola palabra de español y se preocupa por cómo desenvolverse en el ámbito cotidiano, mientras adquiere los fundamentos del idioma, países como México son una buena alternativa. En las ciudades más importantes, la mayor parte de la población es bilingüe y aunque el inglés es la lengua extranjera más hablada, también podrás encontrar a quien hable francés, italiano, alemán y hasta chino.

En el sector turístico, el carácter bilingüe o hasta políglota del personal es prácticamente un requisito. Tanto en los puntos de información, como en los hoteles en Zihuatanejo, Acapulco, Cancún, Puerto Vallarta y los principales destinos turísticos, es seguro que podrás comunicarte en inglés y en varias lenguas más.

  1. Diversidad de opciones para hospedarse

Si viajas para tomar un curso de idiomas, lo más conveniente no será que te hospedes en un hotel, pues tu estancia podría ser de varias semanas o meses. La escuela de idiomas podrá contar con un programa de alojamiento o hacerte recomendaciones, pero aun si no es así, no tendrás dificultades para encontrar un buen lugar, a precio razonable.

Programas de alquiler a corto y mediano plazo, como AirBnb, operan en la Ciudad de México y otras capitales del país. También puedes optar por compartir un departamento, o entrar a programas de intercambio con estudiantes interesados en ir a tu país. Cualquiera de estas opciones, además de ser económica, te dará la oportunidad de convivir con hablantes nativos del idioma que te interesa aprender.

  1. Ahorro

Comparado con otros países de habla hispana, el costo de la vida en México no es elevado y en lo que se refiere a la comida y los artículos de primera necesidad, existen opciones para todos los presupuestos. La vivienda es uno de los rubros más caros, pero con las opciones que arriba mencionaba (renta de habitaciones o departamento compartido) se puede ahorrar mucho.

Estrategias para planear un viaje de estudios

Viajar y aprender idiomas son dos prácticas que armonizan naturalmente. Todas nuestras publicaciones en este blog están orientadas a demostrar esta premisa y te iremos presentando tips y recomendaciones para que tus viajes sean experiencias únicas.

En esta ocasión daremos algunas estrategias generales para planear un viaje de estudios, pues no es lo mismo que planear, por ejemplo, unas vacaciones. Dado que nuestro tema de interés son los idiomas, partimos de la idea de que ya decidiste la lengua o lenguas extranjeras que te gustaría aprender.

Con base en tal elección, estos son los pasos que te recomendamos seguir:

  1. Compara opciones y elige un destino

A menos que te interese una lengua muy particular y que sólo se habla en un lugar del planeta, seguramente habrá varias opciones de países y ciudades en los que puedas estudiar. Investiga un poco acerca de lo que podrás encontrar en cada uno de ellos y valora las ventajas y posibles desventajas. Los criterios a considerar son varios y pueden variar en función de tus intereses; entre ellos están la oferta educativa y cultural, la distancia con respecto a tu lugar de residencia, el costo y la calidad de vida, la existencia de convenios con tu país para programas de estudio, los atractivos turísticos y naturales o la facilidad para viajar (en México, por ejemplo, tienes la posibilidad de viajar económicamente por todo el país, gracias a las aerolíneas de bajo costo, como VivaAerobus).

  1. Selecciona un programa de estudios y sigue el proceso de admisión

Independientemente de cuáles sean tus criterios para elegir un destino, la oferta educativa debe ser uno importante, cuando lo que quieres es aprender un idioma. Por tanto, también será necesario que dediques un tiempo a revisar los programas de estudio y quedarte con los que te parezcan más adecuados a tus intereses y necesidades. Puedes hacer varias solicitudes y seguir más de un proceso de admisión, pero es importante que cuentes con la aceptación de alguna escuela o programa, pues sólo así tendrás el respaldo necesario viajar como estudiante.

  1. Infórmate acerca de los trámites y requisitos

Para ingresar a un país extranjero como estudiante, aunque sólo sea por unos meses, tienes que cumplir con ciertos trámites. Algunos países no requieren visas para periodos menores a tres meses, pero sí es necesario que declares tu situación como estudiante. Sea cual sea el caso, lo primero que debes hacer, una vez que elijas tu destino, es informarte de todos los trámites y requisitos que debes cumplir. Ten muy en cuenta los plazos que necesitas cumplir y el tiempo que te puede tomar el obtener ciertos documentos.

  1. Busca opciones de traslado y alojamiento

Podrías pensar que éste es uno de los últimos pasos y, en efecto, puedes dedicarte a él cuando los planes sean más concretos. Sin embargo, no está de más que vayas midiendo el terreno con cierta anticipación, sobre todo para estimar gastos.

  1. Prepárate para vivir una de las mejores experiencias de tu vida

Ya que hiciste todo lo necesario para que el sueño se vuelva realidad, pon todo de tu parte para aprovechar la experiencia al máximo. Esto no sólo significa que estudies con dedicación, sino que disfrutes la convivencia, el entorno y los nuevos retos. Oportunidades como ésta no se presentan con frecuencia, pero cuando lo hacen, ¡hay que tomarlas sin pensarlo dos veces!